Metodología

De la necesidad al beneficio

Para alcanzar el mayor beneficio posible para el cliente trabajamos con protocolos que nos proporcionan una visión de conjunto del proyecto, facilitan la comunicación y dan un cuadro para cambios en el proyecto.

PROCESO PRINCIPAL

Fase de análisis – Formulación del problema

En esta fase analizamos y aclaramos las necesidades, objetivos y circunstancias del proyecto. Toda la información y el conocimiento se condensan en una formulación del problema. Damos una gran importancia a encontrar una formulación enfocada y creíble y que funcione como punto base tanto para el cliente como para nosotros y que sirva de fundamento para el desarrollo del proyecto.

Fase de conceptualización – Identidad y Organización

La fase de conceptualización comprende diferentes pasos en los que el conocimiento de la fase anterior toma forma con ideas creativas. Inicialmente se desarrollan diferentes ideas, estrategias y posibilidades que sean apropiadas para seguir desarrollando el proyecto. El siguiente paso es el de formular un concepto en el que se unan las diferentes ideas para crear una solución satisfactoria al problema.

Diseño – Forma y Función

En esta fase toma el proyecto diseño y forma en diferentes niveles. Se va desde las ideas a un producto que puede contrastarse por el cliente y las necesidades sociales. Como eje central de esta fase está qué valores debe conseguir el proyecto y con qué efectividad se alcanzan. Se evalúan aspectos como técnica, economía, función y comunicación.